La cartera de créditos a empresas inmobiliarias se redujo en 6.692 millones de euros en el primer semestre de 2022, cayendo hasta los 75.400 millones de euros. Son datos de nuestro informe “Evolución del Crédito a Empresas en España por Sectores de Actividad 2022”.

Un descenso del 8,2% en la que es la segunda cartera más nutrida de los subsectores de Servicios, si no se tiene en cuenta la  de “Otros Servicios”, que agrupa múltiples actividades.

La tendencia descendente de estas compañías se inició en 2010 y viene registrando tasas de variación negativas cada trimestre desde entonces. Así, en estos 12 años, el saldo de créditos se ha reducido hasta quedar en una cuarta parte de lo que era.

También la tasa de morosidad del sector inició hace años un imparable camino descendente, pasando de registros superiores al 35% en 2013 y 2014, al 4,1% en junio de 2022. De esta manera, el total de créditos dudosos se situó al final del primer semestre de este año en poco más de 3.000 millones de euros.

“El sector inmobiliario lleva años controlando su crédito. La compraventa de viviendas, en ascenso desde 2014, marcó un registro más bajo en 2020, pero 2021 y lo que llevamos de 2022 ha recuperado fuerza”, comenta David Fernández, director comercial de AIS. “Sin embargo, el futuro inmediato viene marcado por la inflación y la subida de los tipos de interés del Banco Central Europeo, que impacta en el coste de las hipotecas y de los inmuebles”, añade. Numerosos expertos alertan de un más que previsible descenso en las operaciones inmobiliarias en los próximos meses, lo que tendrá su reflejo en la necesidad de financiación del sector y posiblemente en su volumen de créditos dudosos.

¿Todavía no lo tienes? Descarga el informe completo y descubre los datos relativos al avance del crédito y la morosidad en cada sector y cómo incorporar inteligencia artificial a la gestión del riesgo puede contribuir a afrontar el reto del actual escenario macroeconómico.